Resiliencia se define como la capacidad que tienen las personas de enfrentar, adaptarse y contraponerse antes situaciones de adversidad. La resiliencia no es algo que unos tienen y otros no, se puede perfectamente desarrollar siguiendo ciertas pautas que nos guían ante aquellas situaciones que nos agobian.

resilencia

1.Convierte problemas y dificultades en retos para tu aprendizaje

Las personas resilientes miran sus errores como lecciones y oportunidades para crecer. Nunca ven sus equivocaciones como un fallo de sus habilidades o un problema de su autoestima.

Los resilientes creen quecada situación tiene su por qué y su para qué. Es decir, que todo pasa por un motivo: ya sea para enseñarnos algo, hacernos más resistentes, prepararnos para las oportunidades del futuro, etc. Recuerda, siempre después de la tormenta llega la calma, y que siempre después de una agotable cuesta viene una cima.

2. Se optimista y elige siempre pensamientos positivos y constructivos

Las personas resilientes pueden ver la situaciones difíciles como algo temporal, en vez de verlas como algo permanente o algo de largo plazo. Asi que por ejemplo, ante una dada situación difícil, un resiliente diría “lo hice lo mejor que pude en esta situación, y por supuesto, la próxima lo haré mejor”. Por el contrario, una persona no resiliente diría algo como “lo hice fatal, nunca voy a ser capaz de hacerlo bien, no valgo…” y empiezan a culparse y verlo todo negro.

De nada ayuda ver el vaso medio vacío en un momento difícil. Mira las situaciones desde un contexto alto, profundo, analítico, buscando siempre la relación causa/efecto que te permita en el futuro no volver a tropezar con la misma piedra.

3. Pasa a la acción y confía en ti misma

Las personas resilientes no pierden el tiempo buscando culpables de lo que te pasa. Por lo que no pierdas el tiempo en lo que otras personas dicen o piensan.

Se han dado cuenta de que la opinión de otras personas no tiene nada que ver con ellos. De hecho, cuando interactúas con otra persona, cada uno filtra su realidad según sus creencias, experiencias, entorno, familia, educación, cultura, modelo del mundo… Así que cuando estamos juzgando o creando una opinión de otras personas, las estamos mirando con nuestras gafas, con nuestro mapa mental. Así que no te dejas afectar por las opiniones de otros.

4. Invierte su tiempo y energía en situaciones que te empoderen

Las personas resilientes deciden poner su enfoque en cosas sobre las que tienen control y no se preocupan por las cosas sobre las que no tiene no control y no pueden hacer nada.

Acepta la situación. Si eres capaz de aceptar la realidad tal y como es, serás capaz de cambiarla por algo mejor. Sigue este lema:Si no te gusta algo, cámbialo. Si no puedes cambiarlo, cambia el modo en que piensas sobre ello. Así que, cambia tu perspectiva, ve las cosas desde otro punto de vista.

Todo está en tu mente. Convierte las dificultades y problemas en aprendizajes. Cada crisis que vivas te hará cada vez más fuerte, más sabia y tendrás mayores herramientas en el futuro para enfrentarte a las dificultades que se anteponen a ver tus sueños cumplidos.

5. Define tus metas y comprométete con tus objetivos

Las personas resilientes se comprometen con sus objetivos, que no están solo relacionados con sus trabajos o sus carreras, sino que son también objetivos personales relacionados con su salud, relaciones, amistades, creencias…Son personas que trabajan en su propio desarrollo personal. Invierten tiempo en ellas mismas y celebran sus éxitos, se recompensan cuando cumplen sus retos. Estar orgullosa de ti misma es una manera perfecta de ser más resiliente.

¿No te has dado cuenta de que hay personas que siempre parecen estar bien, independientemente de lo que les pase.? ¿y qué, por el contrario, hay otras que siempre están mal y se quejan de todo? La diferencia está en la resiliencia mental de cada persona.

Las personas resilientes se adaptan muy rápido a las nuevas situaciones, viven vidas mas equilibradas, se enfocan en hacer lo mejor posible ante lo que la vida les trae, sin hundirse.

Clic aquí para leer mas.