¡Las hierbas son una forma fantástica de mejorar el sabor y la nutrición de sus comidas! Se pueden infundir en agua o aceite o añadirse directamente a las recetas. Las hierbas pueden ser frescas, secas o congeladas, cada una con sus propios beneficios. Las hierbas frescas son potentes y es mejor usarlas con moderación, mientras que las hierbas secas son más potentes que las frescas y requieren menos cantidad. Las infusiones de hierbas congeladas son una manera maravillosa de agregar sabor a sus bebidas diarias como té, café, etc. No importa qué tipo de hierba elija, ¡seguro que le darán un impulso adicional a su plato!